0

Gracias Trípode

Queremos compartir con vosotros esa experiencia que seguramente muchos también hayáis vivido.

Cuando vas a sacar unas fotos en plan un poco más «pro», y no un par de fotos, de esas sesiones que para lo que sea que tengas que hacer, vas un poco más «preparau», o muchos, «todo preparaus», al final acabas dándole más uso a tu cuerpo yogi-gimnástico que al pobre y rígido trípode que empieza de titular como un machote, pero en la segunda parte pide cambio. Las primeras piden firmeza y que la cámara esté bien angulada, pero cuando la situación pide salirse de lo normal (outof thebox, niggaa), y no tienes muchos más recursos,  la sesión pasa a ser más bien, una sesión de estiramientos, de puro yoga.

Pues eso, a estirar un poquito  el cuerpo, y luego tirar de estudio, sin perder el realismo puro de la imagen, chicos. Y la verdad es que nos mola o nos consuela de alguna forma, saber que muchas veces, la mejor herramienta son tu cuerpo serrano, tu imaginación… y tus horas en el estudio.

Esta semana vamos a una de nuestras velerías (Hondarribia)  a «sacar un par de fotos», y el trípode está convocado, pero va…  vamos sobrados de rodilleras y «Saludos al Sol».

 

Escrito por: ramon
Fecha: 2018, febrero 26 | Categorías: | Comentarios
-->